Ser Productiva

5 maneras de levantarse antes y tener mañanas productivas

La calma que viene con cada mañana nos da la fuerza necesaria para seguir con nuestra ajetreada vida. La mañana determina cómo aprovecharemos el resto del día. La vida nos presenta una nueva tarea cada día. Empezamos un nuevo camino o continuamos donde nos detuvimos el día anterior. Las personas exitosas de nuestro alrededor suelen atribuir su éxito a la productividad de las primeras horas de la mañana.

No hay dos personas con los mismos patrones de sueño. Hay días en los que te quedarías todo el día en la cama. Hay días en los que te querrías levantar y ponerte a trabajar pero tu cuerpo no te obedece. Que te de pereza salir de la cama no es algo de lo que preocuparse. Lo que importa es cómo superas esa pereza. Estas son las maneras de levantarte antes y tener mañanas productivas.

1. Crea rutinas matutinas personales

No subestimes el poder de tener una rutina matutina. Cuando siempre te levantas a la misma hora, tu cuerpo se acostumbra. Es probable incluso que te levantes a la misma hora todos los días sin poner el despertador.

No puedes tener una rutina si no eres consistente. Y ser consistente requiere de fuerza de voluntad. Esto es por lo que la experta en productividad Claire Diaz Ortiz, recomienda rutinas matutinas para potenciar tu productividad diaria.

Cuando tienes una rutina matutina, estás bien preparado para el día. Esta rutina te ayuda a centrarte en cosas que te interesan. Además, tu rutina es una gran fuente de motivación diaria.

2. Vete a dormir pronto

Necesitas horas de sueño suficientes para ser productivo por la mañana. Esto puede ser efectivo cuando entiendes tus ciclos de sueño. Antes de tener una rutina matutina fija, puedes fijar una alarma que te ayude con tu hora de irte a dormir y tu hora de salir de la cama.

Tu mañana depende de lo que hayas descansado por la noche. Cuando no has descansado bien por la noche, te será muy complicado ser productivo. Dormir mal o poco resulta en poca energía y dificultad para concentrarnos, además de poca motivación y cansancio.



3. Prepara tu mañana el día anterior

Una de las claves para tener una mañana productiva es la organización y la planificación. Todos los amaneceres son distintos, y no hay dos que se parezcan. No puedes enfrentarte a tu mañana sin tener un plan.

Las mañanas deberían ir como tu quieres que vayan. Si la mañana no va como la planeaste por culpa de alguna emergencia, intenta desviarte lo menos posible de tu plan. Empezar el día con una lista de tareas y objetivos prioritarios te ayudará a ser productivo y a mejorar tu toma de decisiones.

Toma decisiones como qué ropa vas a llevar, qué vas a comer y qué vas a necesitar para el día siguiente. Haciendo eso, no te frustrarás. Buscar algo tan simple como los zapatos que te vas a poner puede descuadrarte la mañana completamente. Eso es lo que puedes hacer cuando te preparas la lista de to-do’s cada mañana.

4. Ten una rutina de ejercicio por las mañanas

Cuando tienes una rutina de ejercicio matutino, tienes algo que esperar. Una rutina de ejercicio temprano mejora el metabolismo. Un buen metabolismo te ayuda a ser más productivo. Puede que sea complicado despertarse y poner el cuerpo a trabajar. Pero una vez empieces a hacer ese ejercicio matutino, tu cuerpo se acostumbra y se prepara para el trabajo diario. Una rutina de ejercicio regular te ayuda además a cultivar el ser consistente.

La productividad matinal necesita de energía mental y física. El ejercicio que hagas por la mañana te ayudará a construir la capacidad mental y física que te dará sustento durante el día. Los estudios demuestran que hacer ejercicio por la mañana es mejor que tomar café. Ejercitarte por la mañana antes de hacer nada de trabajo puede mejorar tu productividad y mejorar tu estado de ánimo y actitud hacia el trabajo.

5. Mantén la misma rutina los fines de semana

Somos propensos a levantarnos más tarde los fines de semana porque son nuestros días libres. Si no mantienes la rutina de la semana en el fin de semana lo más normal es que se altere tu rutina matutina. Una vez hay una alteración, te afectará durante varios días. Deberías intentar mantener tu hora de despertarte independientemente del día de la semana.

Aunque tengas menos cosas que hacer durante el fin de semana, deberías crear un horario flexible. Mantener ese horario te ayudará a ser productivo la semana entera. No quieres tener mañanas productivas los días de diario y mañanas improductivas los fines de semana. Los fines de semana deberían ser también productivos y estar llenos de diversión.

Conclusión

“Buenos días” es la manera perfecta para saludarse pero puedes tener una mala mañana si no te levantas pronto y empiezas a ser productivo. Una mala mañana acaba siendo un mal día. El equilibrio es fundamental para tener una mañana productiva. Para tenerla, debes ser resuelto, tener fuerza de voluntad y tomar decisiones deliberadas. Empieza y se consistente. Verás los resultados deseados.

AUTOR: Sandra Dufrene

Leave a Comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *