Telesecretarias

Cómo mejorar tu productividad en varios pasos

Mejorar tu productividad es uno de los mayores retos a los que te tendrás que enfrentar a lo largo de tu vida. Para los que ya son medianamente productivos, hacer más podría parecer una exageración, y si eres de los que no consiguen hacer demasiadas cosas, empezar a moverte en la dirección adecuada puede parecer algo imposible. Y no consiste simplemente en pasar más horas trabajando. Un estudio de Harvard descubrió que las compañías americanas pierden hasta 63,2 billones por culpa de la baja productividad que causa la falta de sueño.

Solo hay un número de horas a lo largo del día, y no se puede hacer todo. Sin embargo, hay buenos hábitos, herramientas, y prácticas que se pueden adaptar para hacer nuestra vida más fácil y volvernos más productivos en todas las áreas de nuestra vida. A continuación hay seis cosas que puedes hacer que harán maravillas en tu productividad.

1. Toma descansos

Aunque parezca contraintuitivo el hecho de que hacer pausas pueda ayudar a tu productividad, está, de hecho, probado científicamente. El problema es que muchos empleados deciden incluso sacrificar incluso su hora de la comida para trabajar, principalmente porque no quieren que sus jefes piensen que son poco productivos. Pero en realidad, después de haber estado activos un largo periodo de tiempo, nuestra productividad decae, así que es mejor tomarse pequeños descansos cada hora y volver frescos y con energía. Disfrutar del descanso para comer puede ayudarte a evitar la habitual pereza de por la tarde.

2. Evita las reuniones en medida de los posible

Un estudio llevado a cabo por Atlassian demuestra que el empleado medio dedica alrededor de una hora al día a reuniones, lo que se transforma en 31 horas al mes, lo que son 4 días laborales. Aunque las reuniones parecen muy importantes, la mayoría de los empleados piensan que son una gran pérdida de tiempo. Si estás en una posición que te permite decir que no a las reuniones, ganarás una hora al día, y si tienes que organizar la reunión, intenta ver si hay maneras de usar las nuevas tecnologías para conseguir lo mismo. Por ejemplo, hay muchas cosas que se consiguen enviando un email, haciendo llamadas o en una videollamada por Skype o Slack.

3. Di no a la multitarea

Hacer varias cosas a la vez puede que sea imposible después de todo, al menos al hablar de productividad. Según la Asociación Americana de Psicología, la multitarea disminuye tu productividad en un 40%, lo que demuestra que nuestros cerebros no están preparados para ello. No solo te será difícil mantenerte centrado y acordarte de las cosas, también estarás más estresado y harás menos cosas de las que harías si las estuvieras haciendo de una en una. Una de las mayores pérdidas de tiempo, tanto en la oficina como en casa, es el email. Si es posible, mira tu correo no más de dos veces al día: una por la mañana y otra por la tarde.

4. Enfréntate a las tareas más difíciles en tus horas más productivas

Es increíblemente tentador seguir posponiendo esa tarea difícil con la que no quieres liar en este momento. Pero si la sigues retrasando, cuando tengas que hacerla, estarás demasiado cansado por todo lo que has hecho hasta ese momento, y probablemente tampoco la harás. Para evitarlo, haz las tareas más complejas en tus momentos más productivos. No hay una regla específica, pero para la mayoría de las personas, suele ser en las primeras horas del día.

5. Asegúrate de que la temperatura es la correcta

Esto no es obvio, pero poner la temperatura perfecta puede tener efectos positivos en tu productividad. Los estudios sugieren que las temperaturas demasiado frías hacen que los empleados estén tristes y sean menos productivos. Por otro lado, si haces que la oficina esté demasiado caliente, la gente suda, se ponen nerviosos o les entra el sueño. La temperatura ideal debe estar entre los 65 y los 70 grados Fahrenheit, o los 18 y 22 grados centígrados.

6. Elimina las distracciones

Como ya hemos mencionado, evita mirar el email cada dos por tres, y los mismo va para el móvil y las redes sociales. Si no eres lo suficientemente disciplinado para no distraerte, hay miles de apps para la productividad que te permiten bloquear el acceso a contenido que te pueda distraer hasta que termines de trabajar, y no se quitan aún incluso reiniciando el ordenador.

En resumen

Como ves, ser más productivo no es necesariamente algo que tenga que ver con pasar más horas trabajando, sino de trabajar de manera más eficiente y crear las condiciones perfectas para ti. Empieza implementando estos consejos hoy y verás la mejoría enseguida.

AUTOR: Peter Hill

Leave a Comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *