Telesecretarias

Qué tipo de clientes NO quieres

Una vez tuve la experiencia con un cliente que me regateó el precio. Y como nunca (en realidad nunca me lo han regateado), lo acepté porque lo consideré como una oportunidad para conocer un sector que yo no conocía. Además el cliente (recomendado por otro cliente) me parecía un buen empresario (y lo era).

Pero al poco tiempo me enteré que esta persona tenía un capital de más de 1 millón de dólares…

Entiendo que una persona que no tiene el dinero pueda pedir descuento (cosa que repito, mis clientes nunca lo han hecho) pero una persona con dinero es una verdadera bofetada a la valoración de tu trabajo.
Por si fuera poco, y para rematar la experiencia, este cliente paró nuestro trabajo al mes, a pesar del trabajo realmente alucinante que le habíamos hecho, y es que con esa actitud tenía que haberme dado cuenta que no era una persona decidida a sacarle provecho a internet (de hecho sigue teniendo sus medios digitales como estaban, no ha avanzado).
En otras palabras, yo misma me la busqué porque desde ya su regateo iba opuesto a mis valores profesionales: Yo quiero trabajar con clientes que valoren mi trabajo (como todos mis clientes excepto este), y como yo misma lo he hecho cuando he contratado coaches: cuando contraté mi primer coach no tenía la plata pero me la conseguí sin pedir descuento porque sabía el valor que esta coach me iba a proveer (y de hecho me lo dio y gracias a eso mi negocio comenzó a dispararse).
¿Por qué te cuento esto ahora?
Porque cae perfecto con el tema: esto pasa cuando te sales del tipo de clientes con el que sabes que tú quieres trabajar.
Entonces, primero que nada debes DECIDIR con quién quieres trabajar y con quién no.
Porque normalmente veo que todos, incluso empresarios establecidos, no lo saben.
Y justamente por ello su comunicación digital se va por todos lados, y entonces consiguen todo tipo de clientes: los que quieres y los que no.
Yo por ejemplo, éste es el único cliente que he tenido asi, porque 1ero) toda mi comunicación está dirigida al cliente con el que quiero trabajar, 2do) Luego tengo un filtro automático para seleccionar clientes y 3) El último filtro soy yo;)
En el ejemplo falló mi último filtro: yo:p Pero aprendí. Con esta experiencia confirmé que NO quiero trabajar con gente que regatea porque es una señal de que no está segura de mi valor ni está decidida a lograr el éxito.
Después de todo, yo sé con quienes quiero trabajar:
Solo trabajo con clientes extraordinarios, es decir que salen de lo ordinario, que no piensan ni hacen lo que hace la mayoría (que NO son mis clientes ideales: la mayoría trabaja sin estrategia, no actúa, no persevera, le echa la culpa a los demás o a las circunstancias por sus fracasos, no valora su tiempo, etc. – y por ello el 80 o 90% de empresas fracasan). En cambio los clientes con los que trabajo son gente que realmente está decidida a lograr el éxito y a actuar y persistir hasta lograrlo; y por ello lo logra.
Así que tú también decide con qué tipo de clientes NO quieres trabajar, y el opuesto te dará a tu cliente ideal;)
Y luego alinea toda tu estrategia de marketing con ello.
Y cuando lo hagas, comenzarás a conseguir solamente clientes con los que te gustará trabajar, que valorarán el enorme valor de lo que les ofreces y que te pagarán en consecuencia.
(y de paso repelerás a los que no quieres como clientes porque a ellos no puedes ayudarlos, ya que no están preparados para aprovechar lo que les darás para mejorar)

 

Leave a Comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *