Redes Sociales

¿Quién teme a LinkedIn Ads?

La respuesta a esta pregunta, debería ser Mark Zuckerberg y no el resto de nosotros, pobres mortales. Y es que la herramienta publicitaria del portal de empleo por excelencia, está avanzando a pasos agigantados y muy pronto (si no lo es ya) se convertirá en un duro competidor de Facebook/Instagram a la hora de ganarse el presupuesto de social ads de las compañías.

Ahora mismo, cuando la falsa creencia de que ‘hacer anuncios en LinkedIn es muy caro’ sigue en boca de todos, aquellos valientes que han confiado en esta herramienta para realizar sus campañas (no solo b2b sino también b2c) están disfrutando de unos leads de mayor calidad y pujas con menor competencia, gracias a la poca saturación y las opciones de segmentación de las que dispone la plataforma. Pero como sabemos, esto no va a durar mucho. Por eso os animamos a perder el miedo y los prejuicios y empezar a testear la herramienta para vuestras campañas.

A continuación analizaremos algunas de las novedades que nos trae este año la herramienta que os ayudarán a entenderla un poco mejor y os daremos algunos trucos para sacarle el máximo partido. Si nunca la habéis usado antes, estáis de suerte, pues ya no tendréis que adaptaros al gran cambio de interfaz, sino que os cogerá de nuevo y podréis aprender a gestionar la herramienta de forma mucho más sencilla.

Novedades en LinkedIn Ads 2019
Como decíamos, este mes de febrero, LinkedIn ha cambiado definitivamente su interfaz. Hasta hace poco, todavía se podía escoger entre la antigua versión (estructurada por tipos de anuncios y muy básica) y la nueva, basada en OBA (objective based advertisement) o lo que es lo mismo, por objetivos, más amigable y similar a Facebook. Es decir, a la hora de crear una campaña de LinkedIn Ads, primero hemos de decidir para qué vamos a crear la campaña y luego, según este parámetro, LinkedIn nos dará algunas opciones sobre la mejor forma de conseguirlo: Anuncios de texto, Anuncios InMail, promociones de carrusel, etc.

Los objetivos que podemos escoger para configurar nuestra campaña son: Conocimiento, que suele usarse en una fase inicial de conocimiento de marca, Percepción, en la que entrarían las campañas de visitas a la web o visualizaciones de vídeo para que averigüen un poco más sobre nosotros y Conversiones para que una vez les hemos convencido, realicen la acción que queremos en nuestro sitio web o rellenen un formulario.

Es verdad que LinkedIn Ads todavía no está al 100% y no lo estará hasta agosto, cuando estén disponibles todos los tipos de campañas, como Conocimiento de marca o Conversiones en el sitio web. De todas maneras la herramienta da la opción de conseguir estos objetivos cambiando el tipo de puja automática en las campañas de Visitas a la web para que podamos lograr los mismos resultados.

A pesar de sus aspectos rudimentarios, como el hecho de que no se puedan borrar campañas una vez creadas, con una audiencia potencial de 500 millones de profesionales, podemos pasar esto por alto y centrarnos en las cosas más positivas, como las posibilidades de segmentación, que ahora incluye intereses profesionales por sector, o las campañas InMail, que van directas al buzón del usuario.

Trucos para gastar menos en LinkedIn Ads
Precisamente este tipo de campañas, las InMail, suelen dar muy buenos resultados. Pero primero, si queremos conseguir un CPA asequible, hemos de asegurarnos de que la audiencia que hemos segmentado nos conoce, ya sea porque les hayamos impactado previamente con otro tipo de campañas menos intrusivas o porque se trata de una audiencia de retargeting o una base de datos propia. Estas campañas funcionan muy bien para conseguir leads a través de los formularios. A veces es más fácil que el usuario se decida a dejar sus datos en el formulario de la red social, ya que así no tiene que abandonar la plataforma y también da más confianza.

Evidentemente para crear audiencias efectivas que nos permitan conseguir leads baratos hay que tener un conocimiento un poco más exhaustivo de la herramienta. Otra cosa que podemos hacer es crear publicaciones promocionadas a modo de testeo y una vez finalizadas, ir a los gráficos de los anuncios y ver qué perfiles de personas son los que se han interesado por nuestra marca. Veremos que nos aísla diferentes parámetros que posteriormente podemos incluir en la segmentación de campañas InMail para afinar el tiro. Algunas de las variables que podemos ver son: Función laboral, Cargo, Empresa, Sector de la empresa, Nivel de experiencia, Tamaño de la empresa, Ubicación o País.

Integración con otras herramientas
Otro signo de que la publicidad de LinkedIn va viento en popa es su reciente integración en las principales herramientas de marketing como HubSpot, que desde la semana pasada cuenta con las métricas de LinkedIn en su plataforma junto a Facebook y Google. Lo bueno de contar con herramientas tan potentes como Hubspot es que además te permite integrar automáticamente los leads conseguidos a través de campañas de formulario al CRM de Hubspot para poder trabajarlos. También permite crear audiencias con los datos de Hubspot e importarlas para las campañas de LinkedIn. Si no cuentas con una herramienta tan potente, seguramente lo tendrás que hacer de forma manual, pero vale mucho la pena.

Espero haberte ayudado a despejar algunas dudas y a que veas en LinkedIn Ads oportunidades en vez de dificultades. Porque? ¿quién teme a LinkedIn Ads?

Por Laura Vila

Leave a Comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *